La gran diferencia entre imitación y tributo

¿Qué diferencia hay entre imitar a alguien o rendirle tributo?

Desde hace algunos años es habitual encontrarse con grupos o bandas que realizan tributos a otros grupos o cantantes.

Los “tributos” son grupos o bandas que interpretan las canciones más exitosas de un grupo o cantante conocido. Esto no genera ninguna controversia, ya que el promotor del espectáculo pagará los correspondientes derechos de autor por comunicación pública, en este caso, dentro del apartado “variedades” en la SGAE.

¿Nos encontramos entonces ante una posible imitación del artista en cuestión?. No. Ya que desde el primer momento de su anuncio, y como parte del nombre, lleva la palabra “tributo” en sus reseñas. O sí. Vamos a ver.

Definición de tributo. Tributo es un término que proviene del latín tributum y que hace referencia a aquello que se tributa. Tributar es, por otra parte, ofrecer veneración como prueba de admiración o entregar al Estado cierta cantidad de dinero para las cargas públicas. (https://definicion.de/tributo/)

La RAE (Real Academia de la Lengua Española) denomina la “Imitación” como “Objeto que imita o copia a otro, normalmente más valioso.”

Vemos que las dos definiciones se encuadra dentro de lo que un “tributo” (artísticamente hablando) realiza. Por una parte se rinde veneración y admiración. Y por otra se imita o copia su forma de actuar, interpretar e incluso sus gestos, vestuario, etc.

Casi podríamos hablar de una “Imitación tributada”. Pero no creo que sea el nombre más idóneo para presentar un espectáculo. La palabra “imitación” podría ser aceptada siempre que no caiga en el sentido peyorativo, cosa que, desgraciadamente. sí sucede la mayoría de las veces. Así que mejor nos quedamos con la palabra “Tributo”. Suena mejor ¿No les parece?

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *